Pegamentos para 3D

Inmortaliza tu obra con un buen ​pegamento de impresora 3D

Ya tengo las piezas imprimidas, ¿ahora qué?, te preguntarás. Bueno, una vez hayas terminado la impresión 3D, necesitarás un ​pegamento 3D ​que resista mejor el desgaste por el uso continuado y el paso del tiempo. Lo último que queremos es que nuestro cliente o comprador nos devuelva el producto por algún desperfecto, una pieza suelta o por la corrosión del material por efecto de un ​adhesivo 3D​ mal empleado. Lo cierto es que nuestro trabajo artístico no termina después de haber
diseñado las piezas. También deberemos colocar el ​pegamento 3D para impresora con más maña que arte para que no se derrame o manche la superficie visible.

Deja la suerte del principiante para otro día

Mejor conseguir experiencia con el tiempo que antes de tiempo. Aunque la
tecnología nos permite diseñar piezas muy complejas para luego enviarlas a una impresora 3D, si eres nuevo en esto te recomendamos que empieces con diseños más sencillos, realizando una pieza por partes para después pegarlas. Así nos evitaremos tener que diseñar las piezas de nuevo y enviarlas a imprimir de nuevo.
En resumen, nos ahorraremos un tiempo muy valioso. Tanto si eres nuevo como si ya tienes cierta experiencia, sabes que recurrir a lo práctico es el remedio más efectivo para prevenir dolores de cabeza.

Cuida tu talento y ojo con el pegamento

Antes de decidirte, elige bien. Usar el pegamento menos conveniente para un eterminado material puede convertir nuestra obra de arte en un desecho que termine en la basura. Y eso no es lo que queremos. A la hora de encontrar el adhesivo de impresora 3D​ más adecuado deberás tener en cuenta el material o filamentos utilizados en la impresión y el tipo de unión entre piezas. Si todavía no lo tienes claro, lo mejor es que te des un paseo virtual por los blogs para encontrar el material que mejor se adapte a tus materiales. Y como todos los hoteles cuentan con una llave maestra para todas las habitaciones, también hay un pegamento universal, válido para la mayoría de superficies que te será de gran ayuda.

No vayas a correr tú más que el adhesivo

Cuando ya tenemos claro qué pegamento 3D vamos a utilizar, es conveniente
revisar las piezas y dejarlas limpias. Solo así podremos estar seguros de que los materiales hayan quedado adheridos con fuerza y de que su unión sea durable.
Debemos evitar que queden zonas manchadas de polvo, aceites, grasas u otras sustancias. Una vez limpias, aplicaremos el adhesivo 3D con moderación sobre una de sus caras para que no se derrame; trataremos de alinear bien las dos piezas; y por último, presionaremos con firmeza hasta que las partes se mantengan unidas.
En cuanto se seque, y con un poco de paciencia, nuestra obra estará lista para ser vista. ¡Voilá!



No se encontraron productos que concuerden con la selección.
¿Hablamos? whatsapp